Saltar al contenido

Los siniestros de automóviles.

El 17 de Septiembre de 1900, se aprovó el “Reglamento para el Servicio de Coches Automóviles por las Carreteras del Estado” y en noviembre de ese año se matriculó el primer coche un Clément con matrícula PM-1. El mercado del automóvil no existía ya que sólo las clases altas y acomodadas, podían permitirse el lujo de tenerlos. En aquella época los coches circulaban sin normativa alguna, sin la placa para su identificación y lo más importante, sin seguro, con lo cual ocasionaban o no siniestros la justicia en aquel tiempo, quedaba la mayoría sin castigo o sanción. La velocidad límite interurbana era de unos 28km/h y 15 km/h en vía urbana.

A raíz de esto las autoridades tenían que hacer algo, el 30 de julio de 1959 se creó la DGT, un organismo autónomo, encargado de la seguridad vial dirigido por el Ministerio del Interior de España.

El tráfico de personas o mercancías es algo ligado al hombre pero todo tiene un orden y un respeto, ya que un siniestro ocasiona daños a lo personal y a terceros, y eso es algo que gracias a la DGT, por implantar esas normas para una buena seguridad vial. Es obligatorio tener un seguro de RC a tu coche, aunque no lo utilices, puede costarte una multa de entre 600 y 3000 euros. Los accidentes de tráfico suceden cuando menos lo esperas, un fallo del motor, en la batería, una carretera en mal estado, etc. El año pasado las compañías indemnizaron 70.498 euros a esos siniestros de grave circulación, un 10% más que el año pasado, ya que el Gobierno y las asociaciones de víctimas realizaron un acuerdo para subir las indemnizaciones de los accidentes graves y bajar el de los siniestros leves.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar